Tengo mal aliento y no se me quita

Tengo mal aliento: Recibí una carta que hoy quiero compartir con todos ustedes.

tengo mal aliento

Una joven ama de casa me escribió lo siguiente: “Estoy realmente preocupada, ya que tengo mal aliento y no se me quita, aunque me lave los dientes y use productos como enjuagues, hilo dental y todas esas cosas

Ya que sólo lo logro por unos minutos, mientras dura el efecto de la pasta de dientes, luego vuelve y todo es un infierno para mí.

Este problema me genera mucha inseguridad; no quiero acercarme a nadie y cuando alguien me habla de cerca, no tengo otra opción que contestarle muy bajito y mirando al suelo.

Esto hace que me vea como antipática y que no quisiera hacer amigos. Lo cierto es que es todo lo contrario, pero no sé qué hacer. ¿Me puede ayudar?”

Cómo ya le dije a mi querida amiga María, no es su nombre real por razones obvias; Fin al mal Aliento

es la solución más efectiva y duradera que te enseña a terminar con el problema desde su origen.

Pero vamos a ver un poco más sobre este problema:

Causas que hacen que digas tengo mal aliento

Si la frase que ocupa tu mente la mayor parte del día es tengo mal aliento, no te desesperes. Primero que nada queremos que sepas que no estás sola, ya que muchas son las personas que sufren de este mal.

Ahora voy a contarte acerca de las posibles causas que esto tiene, para que puedas identificar la tuya y solucionarlo.

Higiene bucal a las apuradas: muchas veces, especialmente en los tiempos en los que vivimos, es común que terminemos de comer y nos demos una “cepillada relámpago” y sigamos con nuestras actividades.

¿Sabes lo que sucede en estos casos? Que las bacterias que habitan en la boca comenzarán a digerir los restos de comida que tú muy amablemente les dejaste entre tus dientes, lo cual te generará mal aliento.

Es imprescindible para evitar el mal aliento que cepilles muy bien tus dientes, cara interna de las mejillas y la lengua. Luego te pasarás minuciosamente un hilo dental y finalmente te harás un enjuague bucal.

Me cuentas cómo te ha ido luego de esta detallada higiene.

Enfermedades bucales: ciertas infecciones o acumulación de sarro pueden generarte mal aliento aunque tu higiene sea perfecta. Acude a tu odontólogo para que examine el estado de tu boca y te haga el tratamiento correspondiente.

Gastritis: esta afección estomacal, como tantas otras, puede generarte mal aliento.

La gastritis está relacionada con una alimentación basada en alimentos que irritan las paredes del estómago, como ser fritos, picantes, bebidas alcohólicas, refrescos industriales (bebidas cola), grasas, conjuntamente con la baja ingesta de frutas y verduras.

Esto pone a funcionar de forma desenfrenada a los ácidos estomacales, generando que con ese movimiento se produzca en ti el mal aliento.

Soluciones para que dejes de decir tengo mal aliento

Te he detallado tres posibles causas para tu problema. Según cuál sea la que te está afectando, será la solución.

En el primer caso, como te hemos detallado, una higiene bucal apropiada solucionará tu problema.tengo mal aliento

En el segundo, una visita al odontólogo hará que la infección o problema desaparezca y recuperes tu aliento fresco.

En el tercer caso, deberás suprimir todos esos alimentos que te hemos contado que irritan el estómago y algún otro que estés consumiendo que sientas que te produce ardor al estómago como chocolate, pasteles, etc..

Y comenzar a llevar una dieta equilibrada y sana, con mucha presencia de vegetales, cereales, carbohidratos y proteínas.

Si tomando en cuenta estos consejos, aún tu mal aliento persiste, consulta a tu médico. Él sabrá detectar y solucionar tu problema.

Visita el sitio oficial del maravilloso libro Fin al mal Aliento que si te ayuda, a recuperar tu autoestima y tu salud. Después de usarlo todos van a querer hablar contigo; y tu vas a entender por qué dicen que una sonrisa vale más que mil palabras. 

 

 

Etiquetas: , , , ,
Previous Post

Remedios para la halitosis cronica

Next Post

Entérate de que produce el mal aliento y soluciona tu problema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *